Las firmas de Silicon Valley y Wall Street se mudan a Texas y sur de Florida

6 Enero, 2021 / Artículos

Ni la burbuja de las dot.com ni el sismo derivado de la crisis financiera de 2008 lograron derrumbar el liderazgo de Nueva York o San Francisco como las cunas que dan cobijo a la flor y nata de Wall Street o Silicon Valley. Sin embargo, las peculiaridades que caracterizan a la actual pandemia del Covid-19 han atraído a entidades financieras y tecnológicas por igual a la hora de incentivar los traslados y expansiones al sur del país.

Bien sean las playas de Palm Beach, en Florida, o el auge de Austin, en Texas, unas condiciones fiscales mucho más flexibles han desencadenado un frenesí de mudanzas de calado. 

Entre algunos de los nombres que ya han hecho las maletas se encuentra HP Enterprise, el negocio de servicios a empresas de la antigua Hewlett Packard, que recientemente anunció que cambiaba su sede a Austin. Una decisión similar tomaba Oracle, el gigante de software, o el propio Elon Musk, el actual capitán de Tesla y fundador de Space X.

Precisamente, en un artículo de opinión publicado en el Wall Street Journal, Musk criticaba que California se ha convertido en un lugar donde “las malas políticas desalientan los negocios y la innovación, socavan las oportunidades y hacen que la vida en las grandes ciudades sea fea y desagradable”. Tesla está construyendo actualmente una nueva megafábrica en las afueras de la ciudad que se espera que cree hasta 5.000 empleos.

Según los datos de la propia Cámara de Comercio de Austin a lo largo de este año más de 120 compañías han anunciado reubicaciones y expansiones de sus operaciones en la zona, ya apodada como “Silicon Hills“, dado que ya acoge a otros líderes de la industria, como Advanced Micro Devices y Dell. Otras, como Amazon, anunciaban el pasado julio su intención de construir un nuevo centro de distribución Pflugerville, con el objetivo de estar operativo año que viene y crear alrededor de 1.000 nuevos puestos de trabajo a tiempo completo.

Hasta el pasado noviembre, más de 39 compañías, no solo tecnológicas sino de múltiples sectores, como el financiero, han trasladado su sede a Austin este año. Entre ellas destacan 8VC, la firma de capital de riesgo dirigida por el cofundador de Palantir, Joe Londonsdale. Texas, al igual que Florida, es uno de los pocos estados que no cuenta con un impuesto sobre la renta de las personas físicas lo que fomenta, entre otros aspectos, la transferencia de empleados. Tampoco cuenta con un impuesto de sociedades y el total de los impuestos estatales y locales en Texas es un 18% menor que el de la media nacional.

En este sentido, es importante destacar cómo el impuesto de sociedades combinado (estatal y federal) en Nueva York o California asciende hasta el 26,1% y el 28% respectivamente. En Texas, como en Nevada, Ohio, Dakota del Sur, Washington o Wyoming, solo se desembolsa el 21% impuesto a finales de 2017 como resultado de la reforma fiscal abanderada por los republicanos y la Administración de Donald Trump.

“Mientras que algunos estados están ahuyentando a las empresas con impuestos altos y pesadas regulaciones, seguimos viendo una oleada de empresas como Oracle que se están trasladando a Texas gracias a nuestro clima de negocios amistoso, impuestos bajos y la mejor fuerza laboral de la nación”, justificaba recientemente su gobernador, el republicano Greg Abbott.

Florida, el “Wall Street del Sur”

Pero no solo Texas se ha transformado en un imán para startups y grandes multinacionales. Las soleadas costas de Florida, donde el impuesto de sociedades combinado se sitúa en el 24,6% y tampoco existe un impuesto estatal sobre la renta, atraen el sector financiero de la Gran Manzana. Es el caso de Elliott Management, el fondo de cobertura con 41.000 millones de dólares en activos y 466 empleados en todo el mundo, que ha elegido West Palm Beach para trasladar su sede desde el Midtown de Manhattan.

“Muchos empleadores del noreste del país se mudaron a Palm Beach durante la pandemia para proporcionar un entorno seguro a sus familias. Pronto se dieron cuenta de que podían hacer el mismo trabajo aquí que en sus oficinas en Manhattan. Esto ha generado una enorme cantidad de oportunidades“, explica Kelly Smallridge, presidenta de la Junta de Desarrollo Empresarial (BDB, por sus siglas en inglés) del condado de Palm Beach.

Según estima la BDB más de 70 compañías de servicios financieros se han mudado al área en los últimos tres años, como es el caso de Paul Tudor Jones o Wexford Capital. Actualmente, esta organización trabaja para mudar potencialmente otras 15 compañías. Entre ellas podría encontrarse Goldman Sachs, que baraja la posibilidad de trasladar su negocio de gestión de activos, cuyos ingresos ascienden anualmente a los 8.000 millones de dólares, a Palm Beach.

De hecho, este condado acoge a 40 multimillonarios y otros 71 millonarios. También cuenta con acceso a tres aeropuertos internacionales y a un tren de alta velocidad directo a Miami. Precisamente, la Autoridad de Desarrollo del Centro de esta ciudad (DDA, por sus siglas en inglés) también trata de convencer a compañías financieras de Nueva York y Chicago para aumentar la credibilidad de Florida como el “Wall Street del Sur“.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

El Economista

Share

Te puede interesar