CIOs, el auge de los nuevos ‘superhéroes’

15 Octubre, 2020 / Artículos

La figura de los CIO cobra relevancia en tanto se acelera la adopción de tecnología en las organizaciones, la pandemia aceleró la digitalización de procesos en muchas industrias y los ejecutivos al centro de las estrategias tienen una tarea titánica hacia el futuro.

En marzo, cuando la gente fue a trabajar a sus casas ante una pandemia de coronavirus que ha infectado a más de 30 millones de personas en el mundo, el tráfico de datos móviles de los celulares se desplazó de forma exponencial.

Aunque las telefónicas tienen planes contingentes, hubo que reaccionar rápidamente, plantear líneas de acción y activar protocolos.

El mismo caso ocurrió con las distribuidoras de gas y combustible. Hubo que redirigir abastecimiento y empezar a diseñar escenarios futuros a partir de los datos disponibles.

En el terreno de restaurantes y autoservicios, las cortinas se bajaron en los comedores y tiendas físicas, sin embargo, al interior de muchas organizaciones inició un tendido de tecnología que permitiría que las entregas a domicilio crecieran 900% en México, entre consumo de restaurantes y pedidos de supermercado, según datos de Kantar.

En todas las industrias, ante la emergencia, como si se tratara de una petición a un superhéroe con una lámpara dirigida al cielo, el llamado fue atendido por la dirección de tecnología de las organizaciones, particularmente por los directivos que hoy se desempeñan como Chief Information Officers (CIO), que, en los últimos años, han cobrado relevancia ante la necesidad de emprender estrategias de transformación digitial.

Ya sea para adopción de cómputo en la nube, ciberseguridad, big data, dispositivos móviles con información corporativa o digitalización de los canales de venta y atención a clientes, los CIO se han convertido en una figura clave.

Gilberto Olavarrieta, director de Programas Digitales de EGADE Business School, explica que la figura de los CIO surge por la necesidad de tener un director que tenga visibilidad de todos los sistemas de información.

“No es un puesto que implique sólo la supervisión de la tecnología física, o sólo los datos o sólo los softwares financieros, es un directivo con una visión clara de la importancia de los datos y la implementación de tecnología, es un directivo especialista en capitalizar los datos con los que cuenta la empresa”.

El académico explica que hoy los algoritmos son capaces de generar valor para las organizaciones a partir de los datos y esta capacidad ha ido evolucionando según avanza el grado de transformación digital en las empresas.

“En la era digital, se espera que los CIO estén a la vanguardia y posibiliten la reinvención, no solo dentro del campo de tecnologías de la información, sino en toda la empresa. Las demandas del rol de CIO se están intensificando y muchos tienen un fuerte deseo de transformarse más allá un enfoque singular”, señala el reporte de IBM “More than meets the I” (Más allá del Yo) sobre la función de los CIO.

IBM identifica tres perfiles principales en cuanto a organizaciones, el primero son los reinventores, que generalmente reportan un desempeño mayor a los pares y convierten a la innovación en un vehículo para obtener más ingresos y rentabilidad, el perfil destaca porque la estrategia generalmente está sincronizada entre los departamentos financiero, comercial y de tecnología.

El segundo perfil son los practicantes, los que tienen alguna noción del impacto de la tecnología y tienen planes de nuevos lanzamientos en el mediano y largo plazo. En un tercer perfil se encuentran los aspiracionales, que son las organizaciones donde existe conocimiento sobre tecnología, digitalización y datos, pero aún no se han puesto manos a la obra.

De acuerdo con la categorización de IBM, 27% de las empresas son hoy reinventoras, 37% son practicantes y 36% son aspiracionales. El grado de innovación, crecimiento en operaciones y rentabilidad se duplica en la comparación entre reinventores y aspiracionales.

El mundo se mueve

En términos de ambiente de negocios, ¿qué tan importante es que las empresas se muevan del perfil de aspirantes a reinventores de la mano de un CIO?

La respuesta puede estar en las tendencias, datos de IDC apuntan que, en 2015, la inversión en tecnología de las empresas (relacionada con transformación digital) fue de un billón de dólares, mientras que para 2019, el monto había superado 2.1 billones de dólares.

Por su parte, los servicios de consultoría digital y pasaron a representar una oportunidad de negocios de 34,000 millones de dólares en 2015 a 100,000 millones de dólares en 2019.

La oportunidad es grande y exige arriesgarse en la adopción de tecnología. Nunca ha habido un mejor tiempo para ser un gran CIO y nunca ha habido un peor momento para ser un CIO promedio”, dijo George Westerman, investigador principal, del MIT Sloan sobre Economía Digital en Estados Unidos.

IDC estima que dos de cada tres CEO de las empresas top del mundo y uno de cada tres de las empresas top de Latinoamérica tienen la transformación digital como eje central de la estrategia corporativa, sin embargo, 32% de las empresas de la región aún están en un estado inicial de cambio cultural con respecto a la transformación digital.

Para Gilberto Olavarrieta, de Egade, las empresas grandes y pequeñas de Latinoamérica y México están aún en camino de explorar las figuras de CIO y las estrategias de transformación digital.

“Sí se han acelerado los procesos con la pandemia, pero hay retos. Las empresas pequeñas son más ágiles y pueden adoptar tecnología más rápidamente, pero no siempre cuentan con la capitalización necesaria, en tanto las empresas grandes pueden tener margen financiero para adoptar estrategias, pero a veces la cultura juega en contra por la resistencia. El mayor reto de una estrategia de transformación es comunicarla adecuadamente”.

El académico explica que una estrategia transversal bien ejecutada permite mejorar resultados en algunas de las áreas clave de la empresa, por ejemplo:

Gestión de talento: una estrategia de transformación digital en la administración de capital humano permite maximizar resultados y aumentar la productividad.

Comercial y mercadotecnia: a partir del marketing digital, las empresas pueden convertir el interés de las personas en interacción a través de canales de atención a clientes.

Geolocalización: puede replantearse la dinámica de logística, distribución y entregas.

“La transformación digital puede implicar mejoras en ámbitos muy precisos como inventarios, control de calidad o control de presupuesto es una gama muy amplia donde hoy el país tiene un gran futuro por delante”, señala.

Derribar obstáculos

Para IDC, los pilares de la transformación digital descansan en la implementación de lo que la empresa llama la tercera plataforma, que es la convergencia del acceso a servicios como Cloud, Movilidad, Big Data, y Social; estos, considera son los aceleradores de la innovación y constituyen multiplicadores tecnológicos para las empresas.

A partir de la comprensión e implementación de esta plataforma, las empresas pueden dar un segundo paso a tecnologías de apoyo como la robótica, realidad aumentada, ciberseguridad, impresión 3D, internet de las cosas o inteligencia artificial.

El abanico es amplio y los CIOs están frente al reto más grande, que no está relacionado con la comprensión de la tecnología o la capacitación de los equipos, ni siquiera es la cuestión financiera el reto mayor a vencer; se trata de la adaptación cultural, incluso cuando una de cada tres empresas están más abiertas que nunca al concepto de innovación.

“Las estructuras organizacionales generalmente no están adaptadas a los cambios, la gente suele pensar que será reemplazada por la tecnología, sin embargo, el fin es aumentar la productividad. Una pieza clave de la transformación digital y del rol de los CIO es que, al modificar la dinámica de las organizaciones, se busque que la gente se desarrolle, al lograr mejor calidad de vida, es más fácil entender y alinear los esfuerzos”, añade Gilberto Olavarrieta.

Las 3 acciones para generar oportunidades de la Transformación Digital, según indica IDC:

Generar alianzas y solucionas para entregar completas. Mientras 18% de los líderes de TI en América Latina ven los precios como el factor más importante para seleccionar a un proveedor de tecnología, 38% identifica como clave al proveedor que es capaz de entregar una solución de negocio.

Buscar no solo al área de TI; sino también a las LoB (line of business) : 61% de las inversiones de TI están fondeadas de alguna manera por áreas de negocio.

Pensar con imaginación: Las empresas no solo deben mejorar, sino que deben transformar la forma en que operan y crean productos, la eficiencia y la reducción de costos, y servicios habilitados de forma digital.

El científico e innovador, Fernando Fischmann, creador de Crystal Lagoons, recomienda este artículo.

Forbes  

Share

Te puede interesar